« MESTISAY : Una Mezcla de Amor | Inicio | MALENA : Una Mujer Escrita »

04/05/2009

Comentarios

Frida

Gabriel Garc�a M�rquez, una de las mentes m�s l�cidas de nuestro continente, dijo alguna vez que "todo le est� permitido a un escritor siempre que sea capaz de hacerlo creer". Es decir, libertad y talento son los ingredientes fundamentales de la literatura. Por tanto, cualquier concepto que pretenda envolver ambas condiciones, transmitirlas y definirlas, no es m�s que una somera aproximaci�n, cuando no una c�rcel de la cual  la  literatura, afortunadamente, siempre escapa. Cualquier intento totalizador, entonces, estar� siempre condenado a precipitarse al vac�o. Otro tanto sucede con la m�sica, como magn�ficamente ejemplificas en tu comentario. La escritura y la m�sica producen en sus destinatarios una toma de conciencia y esto es bastante exigente, porque implica la formaci�n de una nueva y propia manera de contemplar el mundo. Es decir, estimular infinitamente la sensibilidad, abrirse a las posibilidades de ese mundo y apropiarse de �l con limpieza. En esto, va la vida, la mente, el coraz�n, las v�sceras. Un poema, una composici�n o una canci�n es una llama porque crea conocimiento, pero la sensaci�n que produce ese fuego es imposible describirla y mucho menos definirla. Escribir o componer siempre es un acto de autodescubrimiento por eso siempre es una experiencia fascinante, �nica, un desdoblamiento asombroso. El escritor o el m�sico, se hacen porque  los llaman las esencias, los reclaman, los absorben, los sustraen y, finalmente, desdibujan su yo, la obra los invade. Lo �nico que necesitan es "leer" esas esencias. Ellos , como alquimistas, la convierten en magia para nosotros, que siempre andamos, n�madas, buscando refugio. Cuando, como lectores, brota de nuestra boca la sorpresa y de los ojos l�grimas de transparente entrega, es inequ�voca la se�al de que hemos sido convocados a protagonizar la existencia.

Muchas gracias por tu aporte y por la generosidad de tu comentario. Un abrazo, Frida.

princesita

Frida:

He dedicado un tiempo a los diversos temas de tu Blog.  No a todos todavía, pero si los suficientes para sorprender.  A veces, en las artes, como en la literatura y la música, un solo segundo es suficiente para darnos cuenta que estamos, o no, ante algo ordinario o extraordinario.   Por ello la impresión que tengo  de tu blog es extraordinaria.

Lo siento así, pues los temas que tratamos en general, la música y literatura, a veces no son percibidos como lo que realmente son.


Observa por ejemplo definiciones que damos al lenguaje literario o a la música:

El lenguaje en general puede ser depurado o estilizado para incrementar sus posibilidades expresivas; este proceso de depuración o estilización se realiza mediante técnicas que le añaden un ritmo suplementario o que le hacen susceptible de suscitar extrañeza con la intención de impresionar la imaginación, la inteligencia o la memoria. Llamamos literatura al producto de esta intención estética que pretende estilizar el lenguaje en persecución de fines estéticos: literatura es el arte de la palabra.

La música  es, según la definición tradicional del término, el arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos psico-anímicos.

¿No te parecen pobres?  ¿No te parecen intentos de racionalizar algo que no lo es?  ¿Sientes alguna emoción al leerlas?

Están bien como meras descripciones de cosas, pero en el fondo ambos lenguaje y música son materia fuera de nuestro alcance, y que solo arañamos para sonsacar de ellos alguna astilla de su esencia, aquella que nuestro grado de sensibilidad como humanos nos permite.

¿O tienes explicación racional para una lágrima al oír algo de Mozart o Vivaldi?  ¿ O bien sentir que te elevas por encima de lo humano al leer a Neruda o a Benedetti ?

Las palabras siempre se quedan cortas y escazas, las notas no son suficientes.    No obstante Literatura y música hablan de nosotros mismos como algo diferente, síntoma de algo que quizá lleguemos a ser pero todavía…. no somos.    

En tanto evolucionamos, disfrutemos del don que recibimos de apreciar estos lenguajes tan enriquecedores y compartirlos con personas que los aprecian. Tu Blog está salpicado de todo ello.

un abrazo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.